Avatar

Claves de la internacionalización

18 diciembre 2019
No Comments
34 Views

El valor de la internacionalización de las empresas es cada vez más importante en un mercado que crece en competitividad. Hasta el momento, el comercio internacional para pequeñas empresas no ha sido fundamental. Sin embargo, existe un cambio de tendencia que rompe la barrera y da el salto al exterior.

Existe la creencia de que las pymes se encuentren con más dificultades a la hora de su internacionalización. Pero su tamaño les proporciona otras ventajas que las grandes empresas no tienen.

  • Rapidez en la toma de decisiones debido al menor tamaño de sus equipos directivos.
  • Conocimiento íntegro de las diferentes áreas de la empresa.
  • Recursos humanos muy ligados con la cultura empresarial.
  • Posibilidad de comercialización de productos (o servicios) con mayor exclusividad que grandes empresas no valoran en su cartera de productos (o servicios).
  • Flexibilidad en la oferta de servicios y productos que implica mayor facilidad de adaptación.

¿Pero cuál es el camino de la internacionalización? ¿Cómo se incrementa la cifra de ventas y se minimizan riesgos? Lo primero que hay que saber es que es un proceso que conlleva una inversión de recursos importante. Y que conseguir los objetivos marcados se conseguirán a medio/largo plazo. Lo segundo, es que es necesario identificar y seleccionar los productos o servicios que se quieren exportar, con el fin de valorar aquellos que puedan ofrecer mayor facturación, crecimiento y rentabilidad para la empresa. Claro está que cada pyme está condicionada a su tamaño empresarial y a la actividad que se dedique.

Estos son los 3 consejos que debe seguir una pyme a la hora de abrirse al exterior.

  1. Obtener información y analizar el mercado. Conocer el entorno y el potencial de los mercados internacionales es primordial. Es clave identificar aquellos en los que los productos tengan un encaje o potencial de ventas superior. Examinar los costes de exportación, canales de comercialización, la situación del producto en el país que se va a comercializar, los segmentos de clientes que existen y analizar a los competidores. La situación que despierte mayor interés en la empresa será la elegida para desarrollar el plan de internacionalización.
  2. Evitar sobrecostes. Los costes de muchos trámites pueden elevarse debido, no solo al precio del producto sino también, a su dilatación en el tiempo o a las condiciones existentes en el país de destino. Por tanto, será necesario calibrar si es o no más rentable subcontratar todos los papeleos necesarios con alguna empresa especializada. De esta forma, no se llevarán a cabo gastos innecesarios.
  3. Tener un modelo de negocio claro y definido. La estimación de ingresos, gastos, inversiones, necesidades de financiación y tesorería es importante. La previsión de estos datos definirá la cobertura financiera de la empresa. En el mercado internacional la financiación de los bancos debe de ser valorada desde el punto de vista financiero por las distintas transacciones comerciales y a través de las coberturas en seguros ante los problemas que puedan surgir.

En Gestión&Objetivos tenemos las claves del proceso de internacionalización de tu empresa. Contacta con nosotros.